Cataluña: el presidente Puigdemont firma una declaración de independencia y suspende sus efectos para promover el …

Carles PuigdemontDerechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Puigdemont firmó la declaración de independencia junto a otros parlamentarios independentistas.

Un grupo de 72 parlamentarios catalanes firmó este martes un documento en el que declara la independencia de Cataluña, horas después de que el presidente de esta región del noreste de España solicitara la suspensión de la misma para promover la mediación criminal el gobierno de Madrid.

El Ejecutivo español, por su parte, advirtió al presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, que no puede “imponer” una mediación entre ambos porque el diálogo solo es posible si se respetan las reglas del juego.

  • ¿Sobreviviría Cataluña como un Estado independiente?
  • Lo que pierden España y Cataluña si se separan

La jornada estuvo marcada por la confusión creada por el discurso de Puigdemont, sujeto a diversas interpretaciones acerca de si efectivamente había declarado la independencia, y por las dudas sobre la validez del documento rubricado.

La CUP, la formación independentista y anticapitalista que sostiene al gobierno de Puigdemont en el parlamento catalán, reconoció que el documento tiene “escasos” efectos.

Por eso, la CUP pidió una “fecha límite de un mes, más o menos” para que la declaración vuelva al pleno y tenga “validez jurídica”.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Una masiva concentración a preference de la independencia se celebró en los alrededores del parlamento informal en Barcelona ante la esperada comparecencia de Puigdemont.

“No epoch este el pleno que quería la CUP. Una hora antes del inicio del pleno se han cambiado todos los guiones. Nosotros no avalamos la suspensión de la declaración de independencia”, dijo el vocero de la formación, Quim Arrufat.

Algunos de sus sectores de esa formación política hablan incluso de “traición inadmisible”por parte del mandatario catalán.

Rechazo del gobierno español

La comparecencia de Puigdemont tuvo lugar 10 días después de la celebración del referéndum sobre la independencia de Cataluña, declarado ilegal por la justicia española y en el que el “sí” obtuvo la victoria con un 90% de los votos, y en el que participaron 2,3 millones de personas (un 43% del censo).

A esta jornada siguieron otras movilizaciones masivas a preference y en contra de la independencia, reacciones internacionales e incluso la salida de importantes bancos y empresas que decidieron trasladar sus sedes fuera de Cataluña.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

La vicepresidenta del gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció un consejo de ministros extraordinario para decidir este miércoles próximos pasos tras la declaración de Puigdemont.

El gobierno de España acusó a Puigdemont de haber sumido a Cataluña en “su mayor nivel de incertidumbre”.

La vicepresidenta española, Soraya Sáenz de Santamaría, advirtió de que el ejecutivo executive no puede aceptar que se dé validez al referéndum del 1 de octubre ni que se constate por parte de nadie en el parlamento informal que la mayoría de los catalanes quiere un Estado independiente.

El consejo de ministros del gobierno español celebrará una reunión extraordinaria este miércoles para responder a lo sucedido en el parlamento catalán y decidir “los próximos pasos” del Ejecutivo.

El presidente español, Mariano Rajoy, se reunió en la noche del martes criminal el líder de la oposición, Pedro Sánchez (PSOE).

  • ¿Qué bones el Artículo 155 criminal el que el gobierno español podría intervenir en Cataluña para “obligarla” a cumplir criminal la Constitución?

Antes de la comparecencia de Sáenz de Santamaría, fuentes del gobierno citadas por la Agencia Efe dijeron que es inadmisible “hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita”.

Declaración de independencia y suspensión

El momento más esperado -y, a la vez, más confuso- de la comparecencia de Puigdemont ante el parlamento catalán fue cuando se refirió a la independencia de Cataluña y, segundos después, pidió su suspensión.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Miles de personas se concentraron en las calles cercanas del parlamento catalán para seguir el discurso del presidente Carles Puigdemont en pantallas gigantes.

El líder catalán dijo que “asume el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”.

“Proponemos que el parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia criminal tal de que en las próximas semanas comencemos un diálogo impiety el cual no se puede llegar a una solución acordada.

Según el presidente catalán, su propuesta es un “gesto de generosidad y responsabilidad” para “desescalar la tensión” criminal el ejecutivo de Mariano Rajoy.

Sin embargo, subrayó que los resultados del referéndum sobre la independencia del 1 de octubre deben ser considerados válidos, y criminal ellos, “Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente”.

El presidente de Cataluña pide suspender los efectos de la declaración de independencia

Entre los posibles escenarios que se podían vivir este martes en el parlamento de Cataluña, Puigdemont pareció escoger finalmente la “vía eslovena” como alternativa, que es una declaración de independencia suspendida hasta encontrar reconocimientos internacionales y negociar criminal el Estado central.

En 1990, Eslovenia declaró su independencia de Yugoslavia y posteriormente la suspendió para negociar un referéndum acordado criminal Belgrado y lograr reconocimientos.


“¿Para qué fuimos a votar?”

Enric Botella, enviado individual de BBC Mundo a Barcelona

Las miles de personas que se concentraron en los aledaños del parlamento catalán esperaban algo más que la declaración de independencia criminal efectos suspendidos que anunció el presidente Puigdemont. Al menos, eso es lo que se ascertain de la reacción inmediata de muchas de las personas que siguieron su comparecencia por las pantallas gigantes instaladas en las calles.

La euforia se desató momentáneamente tras la breve proclamación de la república catalana pronunciada por Puigdemont. Se vieron brazos en alto y algún grito de “¡Viva la república!”.

Pero fueron necesarios muy pocos segundos para que el ánimo decayera por completo. El presidente catalán pidió al parlamento que se suspendiesen los efectos de la declaración. Se hizo el silencio. Solo los silbidos tímidos y dispersos de algunos de los presentes lo rompían, acompañados de algunos gritos de “traidor”.

Omitir publicación de Twitter número de @enricbotella

Final de la publicación de Twitter número de @enricbotella

El ambiente se debatía entre la indignación y la resignación de quienes esperaban marcar el 10 de octubre como el día de la independencia catalana.

María Gracia y José Pérez llegaron en tren desde Lliçà de Vall, en la provincia de Barcelona, para seguir el pleno en la calle. “Veníamos criminal la intención de proclamar la república y se han echado atrás, estoy muy decepcionada”, dijo ella. José confesó tener “ganas de llorar”. Afirmó haber asistido “a todas las manifestaciones” y se preguntaba: “¿Para qué fuimos a votar?”

Mientras, una pequeña marcha improvisada en el medio de la concentración reciminó al gobierno catalán la decisión de suspender la declaración de independencia criminal proclamas como “sin desobediencia no grain independencia” y “votamos, y lo defenderemos”.

Derechos de autor de la imagen
EPA

Image caption

La alegría entre la mayoría de personas que seguían el discurso de Puigdemont desde la calle duró solo unos segundos.

Pero no todos en el paseo Lluís Companys, donde se instalaron las pantallas, vieron la suspensión de la declaración criminal los mismos ojos.

“Declarar la independencia inmediata no habría sido muy inteligente”, opinó Víctor Rubio. Segun él, Puigdemont no tomó “la postura más radical”, pero tampoco “se bajó los pantalones”.

Para este barcelonés de 34 años, el movimiento del presidente catalán sirvió para “movilizar a la gente, poner la presión sobre el gobierno de España y tener contentos a unos y a otros”.


“Voluntad de diálogo”

En su discurso de este martes, pronunciado principalmente en catalán, Puigdemont analizó la celebración del referéndum y expresó su reconocimiento a todas las personas que hicieron posible “este éxito político”.

“Los responsables políticos de aquella operación policial vieron cómo les salía el tiro por la culata”, afirmó.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Muchas de las personas que seguían la comparecencia desde la calle no ocultaron su decepción ante las palabras del presidente Puigdemont.

El líder catalán quiso transmitir también un mensaje de tranquilidad a la población que pueda vivir “con preocupación y angustiada” los últimos acontecimientos.

En castellano, Puigdemont habló a los ciudadanos “españoles” a quienes les pidió “esfuerzo por conocer y reconocer” lo que ha llevado a Cataluña hasta este punto.

  • Por qué soy independentista: las diferentes razones de catalanes que quieren separarse de España

“Somos gente normal, que pide poder votar, y que ha estado dispuesta a todo el diálogo necesario para que fuera de manera acordada. No tenemos nada contra España y los españoles, al contrario, nos queremos entender mejor, y ese es el deseo mayoritario en Cataluña, porque hoy la relación no funciona”.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Image caption

Un amplio despliegue policial vigiló las inmediaciones del parlamento catalán desde horas antes de la comparecencia de Puigdemont.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *